Día histórico en la Roda de Andalucía junto a Jesús Nazareno que salió bajo palio recuperando su estética barroca original que mantuvo desde el siglo XVII hasta los años treinta del siglo pasado. A las cinco y media de la tarde desde la parroquia de Santa Ana tomó la salida por las principales calles de la localidad y entrando pasadas las nueve y media de la noche con estampas para el recuerdo.

Se cumplen 365 años desde su reorganización como hermandad. El ayuntamiento de la localidad el pasado día 29 de noviembre concedió por unanimidad y transmitiendo sus felicitaciones a la corporación, la Llave de Oro de la localidad y el título honorífico de Protector Perpetuo de La Roda de Andalucía a la imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno.

El alcalde hizo efectiva la concesión honorífica con la imposición de la Llave de Oro a la imagen durante la Función Principal de Instituto el día 1 de enero de 2020, previamente al besamanos de Jesús Nazareno, viviéndose un hecho histórico en el seno de la hermandad y todo un hito en la trayectoria vital del pueblo.

La trascendencia social que supone la concesión de estos reconocimientos, tanto por la aclamación y júbilo popular que han puesto de manifiesto, como por lo inusual que resulta en el momento histórico actual, en el cual, existe un proceso de secularización que reduce la religión a la esfera de lo privado, aportan al hecho en sí una carga de excepcionalidad relevante tanto en el ámbito social como en el religioso.

Jesús Nazareno bajo palio

El Señor bajo palio corresponde a un estilo de identidad muy marcada y autóctona que mantuvo el Señor desde la reorganización de la Cofradía en 1655, hasta los años treinta del siglo pasado, y del que existen abundantes referencias escritas. Fue una recuperación histórica de esta identidad desaparecida que fue transmitiéndose desde el siglo XVII hasta los albores del siglo pasado.

Igualmente, Jesús Nazareno procesionó con una túnica de estética barroca vestido de majestad –como se denomina en el Barroco-. Una túnica bordada en oro, las potencias de plata de las flores de lis, la corona de espinas de plata y amatistas, y la cruz cuadrada de madera y plata. Fue acompañado musicalmente en su recorrido de la Banda de Música de El Saucejo que interpretó piezas musicales clásicas, de corte sinfónico y austero, seleccionadas cuidadosamente, siempre al término de cada una de las estaciones.

 

Fuente: Pasión en Sevilla (ABC)